El cuarto está oscuro. Tengo la sangre y los músculos calientes. El olor a salvia me alerta. Prendo una vela para dibujar en la pared sombras. Mi espina dorsal es antena de oraciones futuras. En la mano la sonaja. Un, dos, tres. Un, dos, tres. Yo soy trance no poesía. Suspensión sensorial durante el éxtasis. Vuelo apretado y libre canto. Un, dos, tres. Yo soy trance no poesía. Párpado temblando futuros, diente que habla caballos. Leña corporal encendida. Yo soy trance no poesía. Un, dos, tres. Signo tronado. Trance, no poesía. Esclava del ritmo metafórico. Fuego. Trance, fuego, trance, no poesía.

*Fragmento del libro Saicología.

Comparte